Windows


Toda la información:

Windows

El casi monopolio que ostenta Microsoft en el área de los sistemas operativos se remonta a los tiempos del MS-DOS: a principios de los 80, la informática de consumo vivió su gran eclosión con la fabricación a gran escala de los «clónicos», ordenadores de bajo coste compatibles con el PC (Personal Computer) que IBM lanzó en 1981. IBM había encargado a Microsoft, una minúscula empresa de software fundada por Bill Gates, el diseño de un sistema operativo para su PC. El joven Bill Gates cumplió el encargo entregando a IBM el sistema operativo MS-DOS, que se instaló en los nuevos PCs de IBM, pero tuvo el acierto de reservarse la titularidad del sistema y el derecho a venderlo por separado.


*El MS-DOS sobre un PC de IBM

Como los clónicos imitaban la arquitectura de los PCs de IBM, el MS-DOS funcionaba perfectamente en ellos; de ahí que, cuando el mercado de la informática personal se inundó de clónicos, el MS-DOS se convirtió de la noche a la mañana en el sistema operativo más utilizado. En pocos años, la combinación PC compatible de bajo coste más sistema operativo MS-DOS copó el mercado y se erigió en estándar, dejando a Microsoft en una posición de abrumadora hegemonía. Puesto que el resto de aplicaciones, como ya se ha indicado, se diseñan para funcionar sobre un determinado sistema operativo, las empresas de software se lanzaron a la producción de programas para MS-DOS, con lo que no lograron sino consolidar la posición de Microsoft, que podía jactarse, con razón, de que sobre su sistema operativo funcionaban todos los programas existentes, los suyos y los de la competencia.

La aparición en 1984 del Macintosh, que incluía por primera vez en el entorno de la informática personal un sistema operativo con una amigable e intuitiva interfaz gráfica, no representó en un primer momento una amenaza por el elevado precio del ordenador de Apple en comparación con los clónicos, pero espoleó sin duda el desarrollo de Windows. En sus primeras versiones (la más popular fue Windows 3.1, lanzada en 1992), Windows parecía más una interfaz gráfica para el MS-DOS que un sistema operativo, pero igualmente gozó de gran aceptación por parte de los usuarios.


*Windows 3.1 (1992)

En este sentido, Windows 95 (1995) fue propiamente el primer sistema operativo de la serie, aun cuando cabe advertir que en algunos aspectos se fundaba todavía en el viejo MS-DOS, manteniendo en modo oculto algunas de sus limitaciones. Por ejemplo, se anunció como gran novedad la supresión de la limitación a ocho caracteres en el nombre de los archivos. Ciertamente, al crear un documento se le podía poner un nombre largo y descriptivo, gracias al cual, al volver sobre él, se recordaba perfectamente su objeto y contenido; pero, internamente, el sistema de archivos seguía guardándolo con una abreviatura de ocho caracteres.

Hubo que esperar a Windows XP (2001), que adoptó el núcleo y el eficiente sistema de archivos de Windows NT (desarrollado paralelamente), para disponer de un sistema operativo verdaderamente acorde con los tiempos. Los principales elementos de la interfaz de Windows 95 (el escritorio, los iconos, las ventanas, el menú desplegable del botón «Inicio» con acceso a todos los programas, la barra de tareas, el área del reloj) se mantuvieron sin demasiados cambios en las sucesivas versiones. Con Windows 8 (2012), no obstante, se produjo un vuelco espectacular; el escritorio se rediseñó en la dirección tomada por las interfaces táctiles, con no poco disgusto para los que prefieren las interfaces clásicas de sobremesa.


 

Deja un comentario