¿Qué es un seguro de caución?


¿Qué es un seguro de caución?

Un seguro de caución, también conocido como fianza o garantía de caución, es un contrato de seguro en el que una parte, conocida como el asegurador de caución, se compromete a pagar una cantidad determinada de dinero en caso de que la parte asegurada (el tomador de la caución) incumpla sus obligaciones contractuales o legales. En esencia, un seguro de caución funciona como una garantía financiera que protege a la parte beneficiaria en caso de que la parte asegurada no cumpla con sus compromisos.

Los seguros de caución son utilizados en una variedad de situaciones y sectores, incluyendo:

  1. Contratos comerciales: En los contratos de construcción y otros acuerdos comerciales, una de las partes puede requerir una caución para garantizar el cumplimiento de los términos del contrato. Si la parte asegurada no cumple con sus obligaciones, el asegurador de caución paga al beneficiario (por lo general, el cliente) la cantidad acordada.
  2. Proyectos de construcción: En el ámbito de la construcción, un contratista puede obtener un seguro de caución para asegurar que cumplirá con los términos del contrato, como completar el proyecto en el plazo acordado y según las especificaciones requeridas.
  3. Garantías aduaneras: Las empresas que realizan importaciones o exportaciones pueden necesitar un seguro de caución para cumplir con los requisitos aduaneros y garantizar el pago de los derechos y aranceles correspondientes.
  4. Litigios y procedimientos legales: En algunos casos legales, una parte puede requerir una caución para garantizar el pago de posibles daños y perjuicios en caso de que el fallo judicial sea en su contra.
  5. Licencias y permisos: Algunos gobiernos locales o estatales pueden requerir un seguro de caución para otorgar ciertas licencias o permisos a empresas, como por ejemplo en el caso de contratistas o agentes inmobiliarios.
  6. Contratos de alquiler: En el arrendamiento de propiedades, el arrendador puede requerir una caución para garantizar que el arrendatario cumpla con los términos del contrato de alquiler, como el pago del alquiler y el mantenimiento adecuado del espacio.

Es importante señalar que un seguro de caución no es lo mismo que un seguro tradicional, como un seguro de automóvil o un seguro de salud. En lugar de proteger contra riesgos imprevistos, un seguro de caución protege contra el incumplimiento de obligaciones contractuales o legales. Las partes involucradas en la transacción (asegurador, tomador de la caución y beneficiario) acuerdan los términos y condiciones específicos en la póliza de seguro de caución.

El seguro de caución, o seguro de garantía, es aquel contrato de seguro mediante el cual el asegurador se obliga a indemnizar al asegurado por los perjuicios que sufra en caso de que el tomador del seguro incumpla las obligaciones, legales o contractuales, que mantenga con este.

Según el artículo 68 de la Ley española de Contrato de Seguro 50/1980 del 8 de octubre de 1980,​ «por el seguro de caución el asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro de sus obligaciones legales o contractuales, a indemnizar al asegurado a título de resarcimiento o penalidad los daños patrimoniales sufridos, dentro de los límites establecidos en la Ley o en el contrato. Todo pago hecho por el asegurador deberá serle reembolsado por el tomador del seguro».

Características del seguro caución

El seguro de caución encuentra su razón de ser cuando una de las partes de un contrato exige a la contraparte una garantía que brinde el cumplimiento de las obligaciones que ha contraído. Una forma sencilla de obtener esta garantía es la contratación del seguro que nos ocupa, puesto que si el obligado incumple, la aseguradora se hace cargo de las indemnizaciones que resulten del incumplimiento, dentro de los límites pactados. Se trata de un seguro muy utilizado para la firma de contratos con las Administraciones Públicas.

Pese a tratarse de un seguro similar al seguro de crédito, la diferencia básica entre ambos radica en que, en el caso del seguro de caución, es el deudor el que contrata (y paga) el seguro, figurando su acreedor como beneficiario. Volviendo al ejemplo del sector público, el tomador del contrato sería la empresa contratista, y la Administración Pública contratante sería el asegurado o beneficiario.

La principal ventaja de este tipo de garantía radica en que, a diferencia de otras fórmulas, como la fianza o aval bancario, no implica grandes pérdidas de disposición sobre el activo circulante: basta con pagar la prima del seguro para estar legalmente cubierto a todos los efectos. Ahora bien: de tener el asegurado que ser indemnizado por el asegurador, el tomador tiene la obligación de devolver a este las cantidades que hubiesen sido pagadas.

Partes intervinientes en el seguro de caución

A diferencia de los seguros generales en que participan asegurado y asegurador, en los seguros de caución se incorpora un tercer actor:

  • Asegurado o Comitente: Es el beneficiario del seguro. (El término comitente no aplica en México, por no ser un contrato de Comisión Mercantil.)
  • Asegurador o Compañía: Es la entidad emisora del seguro, que garantiza al asegurado el cumplimiento de la obligación contraída por el proponente.
  • Proponente o Tomador: Es el responsable del cumplimiento de la obligación, o sea, el que suscribe el convenio con el asegurador, para que este emita la póliza respectiva.

 

David
Author: David

Deja un comentario