Transportes de Barcelona


Transportes de Barcelona

La movilidad con vehículo privado dentro de Barcelona, como en cualquier gran urbe europea, es complicada a pesar de la buena organización urbanística, con su Ensanche y las rondas de circunvalación, y las grandes avenidas que cruzan la ciudad (Diagonal, Meridiana, Aragón, Gran Vía). Esta estructura hace a priori muy fácil la orientación y la circulación en vehículo particular. Sin embargo, la gran densidad demográfica y cantidad de vehículos no hacen recomendable circular en coche. Además, el ayuntamiento inauguró en mayo de 2005 las áreas verdes de aparcamiento, y amplió las áreas azules, que obligan a pagar para aparcar en la vía pública en los distritos más céntricos de la ciudad. Entre los ciudadanos que se mueven en vehículo motorizado, una gran cantidad lo hace en motos. Barcelona es la ciudad europea con mayor cantidad de motos, en proporción a su número de habitantes.

Por otro lado, Barcelona está instalando medio centenar de enchufes para recargar vehículos eléctricos,​ ya que quiere que su nombre se encuentre ligado a los coches urbanos: los coches eléctricos. En el marco del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, el ayuntamiento ha suscrito un manifiesto junto con Endesa, UPC, RACC, SEAT y Nissan para convertir la ciudad en un banco de pruebas, en donde los coches puramente eléctricos -no se trata de híbridos- ganen terreno poco a poco a los de combustión interna. Es el proyecto LIVE, cuyas siglas responden a Logística para la Implementación del Vehículo Eléctrico.

Red vial

En lo que a transporte por carretera se refiere, Barcelona dispone de una densa red de autopistas y autovías, y las principales son la AP-7, que empieza en Vera (Almería), pasa por Cartagena, Alicante, Valencia, Barcelona y sigue hacia Perpiñán, la A-2 que empieza en Madrid, pasa por Zaragoza, Barcelona y sigue también hacia la frontera francesa, la AP-2, que discurre paralela a la A-2 entre Zaragoza y Barcelona, y la C-16 Barcelona Manresa, Puigcerdá hasta Toulouse y París Tanto la AP-2 como la AP-7 son autopistas de peaje gestionadas por empresas concesionarias.

Transporte urbano

Autobús

La red de autobuses urbanos está compuesta por la Red Ortogonal de Autobuses de Barcelona de tránsito rápido y la red de líneas regulares. En total circulan por Barcelona 150 líneas de autobús (133 diurnas y 17 nocturnas, denominadas Nitbus) operadas por 9 operadores diferentes, de los que destacan Transportes Metropolitanos de Barcelona, Tusgsal y Mohn.

Metro y tranvía

La red de metro cuenta con 12 líneas y una longitud de 166 km, es la segunda red de metro más extensa de España después de la de Madrid​ y, desde diciembre de 2009, la primera red de ferrocarril metropolitano español que cuenta con líneas totalmente automatizadas. La primera línea fue inaugurada el 30 de diciembre de 1924, tramo que iba de Plaza Cataluña hasta Lesseps. En 2012, la red de metro de Barcelona fue utilizada por 411,7 millones de pasajeros (1 127 945 pasajeros/día), que fueron transportados por los dos operadores que explotan la red, Transportes Metropolitanos de Barcelona y Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña.

En el año 2004 varias administraciones, local, metropolitana y autonómica, impulsaron la reintroducción del tranvía como medio de transporte de masas, especialmente para comunicar con las ciudades del área metropolitana. Con este fin se crearon dos redes, Trambaix y Trambesós y actualmente aún está en fase de implantación y expansión de sus redes.

Otros

El servicio de taxis de Barcelona resulta muy característico e inconfundible por sus característicos colores. Los vehículos son negros y con las puertas y el portón del maletero amarillos. Cabe destacar, la cada vez mayor incorporación de vehículos híbridos en este servicio.

Los amantes del medio ambiente y la actividad física se pueden decantar por el uso de la bicicleta para moverse por Barcelona. La orografía de la ciudad y el buen tiempo que suele hacer la mayor parte del año facilitan el uso de la bicicleta. Para ello, Barcelona cuenta con una amplia red de carriles-bici por toda la ciudad, así como el sistema de bicicletas públicas bicing, una red de estaciones automáticas de alquiler distribuidas por la ciudad. Este medio de transporte, aunque muy minoritario todavía ha estado incrementando usuarios cada año.

Transporte interurbano

Autobús

La ciudad cuenta con una estación de autobuses, la de Barcelona-Fabra i Puig, también denominada Barcelona-Sant Andreu, ubicada en la avenida Meridiana con el paseo de Fabra i Puig, dispone de 15 dársenas para las parada de los autobuses. Actualmente, hacen parada en la estación 53 líneas de autobús: 2 líneas de autobús urbano, 48 líneas de autobús interurbano y 3 líneas de ámbito nacional. La empresa Barcelona de Serveis Municipals S.A gestiona la estación de autobuses desde mediados de 2011. Los usuarios de la estación disponen de teléfono público, bar, lavabos adaptados a personas de movilidad reducida, videovigilancia 24 h y monitores del canal de noticias 3/24. El horario de la estación es de 04:30 h a 23:30 h todos los días de la semana. Por la noche, la estación es utilizada para estacionar los autobuses.

 

BSicon BUS2.svg Autobús interurbano Exprés.cat.svg
Origen Línea Destino
Barcelona-La Sagrera E1 Sabadell
Barcelona-La Sagrera E2 Tarrasa
Barcelona-La Sagrera E3 Sardañola del Vallés -> UAB
Barcelona-La Sagrera E4 Ripollet
Barcelona E5 Igualada
Barcelona E6 Villafranca del Panadés
Barcelona E7 Bigas
Barcelona E8 Corbera de Llobregat
Barcelona E9 Caldas de Montbui
Barcelona E10 Senmanat
Barcelona E11 Mataró
Barcelona E12 Vich

 

Ferrocarril

Para moverse entre las distintas ciudades de la provincia de Barcelona existen dos redes de transporte ferroviario. Una es el servicio de Cercanías Barcelona de RENFE, con una red de 8 líneas, y unos 123 millones de desplazamientos anuales. Este medio ha tenido un incremento de demanda desde los primeros años del siglo XXI, y han surgido numerosos problemas debido a la falta de inversiones y la mala planificación de las obras de la llegada del AVE a la ciudad. La otra opción, que da servicio a poblaciones distintas, es el de Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña (FGC), un servicio de trenes de cercanías operado y construido por la Generalidad de Cataluña. Sus estaciones se sitúan por el centro de Barcelona y se desplazan hasta a Tarrasa o a Sabadell con el Metro del Vallés, o hasta a Manresa o a diversos puntos del noroeste con la Línea Llobregat-Anoia.

Terminales FGC:

Nombre de la estación Líneas Correspondencia a Estructura
Estación de Plaza de Cataluña FGC.svg L6 FGC.svg L7 barcelona.svg S1 FGC.png S2 FGC.png S5 FGC.png S6 barcelona.svg S7 barcelona.svg Barcelona Metro Logo.svg L1 barcelona.svg L3 barcelona.svg – Rodalies de Catalunya símbol.svg R1 barcelona.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg Subterránea
Estación de Plaza España FGC.svg L8 barcelona.svg S3 barcelona.svg S4 barcelona.svg S8 barcelona.svg S9 barcelona.svg R5 barcelona.svg R50 barcelona.svg R6 barcelona.svg R60 barcelona.svg Barcelona Metro Logo.svg L1 barcelona.svg L3 barcelona.svg Subterránea

La red de ferrocarriles tiene su centro en la estación de Sants de Barcelona, de donde salen trenes de larga distancia que conectan la ciudad con todo el continente. La actual red española tiene la peculiaridad de estar toda basada en el llamado ancho ibérico de vías, incompatible con el ancho internacional de vías, lo cual dificulta la comunicación con Francia, por este motivo la nueva red ferroviaria de alta velocidad que se está implantando en España utiliza el estándar europeo.

A principios de 2008 se inauguró también la línea ferroviaria de alta velocidad entre Madrid y Barcelona.​ Esta línea de alta velocidad fue prolongada hasta la frontera francesa, donde continua hasta conectar con la actual red francesa. Esta línea ha sido construida para permitir el uso mixto para pasajeros y mercancías, con lo cual se establecerá una conexión ferroviaria rápida para pasajeros, y permitirá el tráfico de mercancías con Europa por tren desde el puerto y su zona de actividades logísticas.

Lista de estaciones de Cercanías Barcelona en Barcelona capital Operado por Renfe:

Nombre de la estación Líneas de Cercanías Vías Estructura
Arco de Triunfo Rodalies de Catalunya símbol.svg R1 barcelona.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 2 Subterránea
Clot-Aragón Rodalies de Catalunya símbol.svg R1 barcelona.svg R2 barcelona.svg 4 Subterránea
Estación de Francia Rodalies de Catalunya símbol.svg R2 barcelona.svg 14 Exterior cubierta
Paseo de Gracia Rodalies de Catalunya símbol.svg R2 barcelona.svg 2 Subterránea
Plaza de Cataluña Rodalies de Catalunya símbol.svg R1 barcelona.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 2 Subterránea
Sagrera – AVE Spain traffic signal tp18.svg Rodalies de Catalunya símbol.svg R1 barcelona.svg R2 barcelona.svg 18 Subterránea
La Sagrera – Meridiana Rodalies de Catalunya símbol.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 2 Subterránea
San Andrés Arenal Rodalies de Catalunya símbol.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg R7 barcelona.svg 4 Subterránea
San Andrés Condal Rodalies de Catalunya símbol.svg R2 barcelona.svg 7 Exterior cubierta
Sants Rodalies de Catalunya símbol.svg R1 barcelona.svg R2 barcelona.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 14 Subterránea
Torre del Baró Rodalies de Catalunya símbol.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg R7 barcelona.svg 2 Exterior semicubierta

Estadísticas de transporte público

De acuerdo con el reporte realizado por Moovit en julio de 2017, el promedio de tiempo que las personas pasan en transporte público en Barcelona, por ejemplo desde y hacia el trabajo, en un día de la semana es de 50 minutos, mientras que el 8 % de las personas pasan más de 2 horas todos los días. El promedio de tiempo que las personas esperan en una parada o estación es de 10 minutos, mientras que el 9 % de las personas esperan más de 20 minutos cada día. La distancia promedio que la gente suele recorrer en un solo viaje es de 7,2 km, mientras que el 15 % viaja por más de 12 km en una sola dirección.

Transporte aéreo

La principal puerta de acceso a Barcelona para viajeros internacionales, y muchos nacionales es el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, situado a diez kilómetros al suroeste de la ciudad, y el segundo por tráfico de toda España, con más de 52,6 millones de pasajeros en 2019.​ En el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat operan las principales compañías aéreas del mundo, con vuelos directos a todas las ciudades importantes de Europa, y con numerosas conexiones con ciudades de los cinco continentes. En el aeropuerto hay una zona destinada al llamado “puente aéreo”, que une Barcelona y Madrid con vuelos cada veinte minutos en hora punta. Otros aeropuertos utilizados para llegar a Barcelona, especialmente por las compañías de vuelos baratos (low cost) son el aeropuerto de Gerona y el de Reus, a poco más de una hora de Barcelona.

Esta infraestructura ha permitido el desarrollo de una potente industria turística que genera grandes beneficios para la ciudad, aunque recientemente se ha debatido la necesidad de orientar más la política del aeropuerto a captar vuelos internacionales, y menos vuelos “low cost”, lo que facilitaría atraer a un perfil con mayor poder adquisitivo, y a la vez, permitiría la ubicación de sedes de grandes empresas en la ciudad.

Transporte marítimo

Otra importante puerta de la ciudad, especialmente para las mercancías, es el puerto de Barcelona. El puerto nació a la vez que la ciudad de Barcelona como un puerto natural situado en una playa que estaba entre una pequeña península que formaba la montaña de Montjuic, y la antigua desembocadura del río Llobregat. Este era el único punto mínimamente resguardado que podían utilizar los antiguos navegantes en muchos kilómetros de costa. Con el paso de los siglos, la ciudad y su puerto fueron ganando importancia, hasta convertirse en la capital marítima de los reyes de Aragón. A pesar de eso el puerto se mantuvo al sur de la montaña de Montjuic hasta que en el año 1378 las autoridades de la ciudad pidieron a Pedro IV de Aragón que continuara las obras portuarias que empezó Pedro III de Aragón, el cual había ordenado la edificación de las Atarazanas de Barcelona , que aún hoy en día siguen en pie formando el Museo Naval de Barcelona, y la construcción de un puerto al norte de la montaña de Montjuic, debido a que el antiguo emplazamiento había perdido calado por la acumulación de arenas. El permiso para construir el nuevo puerto artificial enfrente de la ciudad llegó el 8 de diciembre de 1438, por orden de Alfonso V el Magnánimo. Desgraciadamente una década después los temporales habían destrozado todos los trabajos realizados, y no fue hasta 1477, bajo el reinado de Juan II de Aragón, que se colocó lo que sería la primera piedra del puerto definitivo. Se unió la antigua isla de Maians con tierra firme mediante un espigón. Con las sucesivas ampliaciones del puerto, y la acumulación de arena, la isla ha quedado unida a tierra formando los terrenos donde hoy se asienta el barrio de La Barceloneta.

Hoy día el puerto de Barcelona es uno de los motores económicos de la ciudad. Desde principios del siglo XXI se ha convertido en uno de los grandes puertos del Mediterráneo en tonelaje de mercancías y en número de contenedores, ​así como pesquero, donde se asientan empresas conserveras de toda España, como USISA (con sede a más de mil kilómetros, en isla Cristina), y permitiendo exportar la producción industrial e importar la materia prima o semielaborada. También es el primer puerto mediterráneo y quinto del mundo en barcos de crucero, transportando hasta dos millones de pasajeros anuales.


 

Deja un comentario