Tipos de inmuebles en España

Buscar:


Tipos de inmuebles en España

El mercado inmobiliario en España es muy variado. Apartamentos y estudios, bungalós, dúplex y adosados, chalets y villas – elija a su gusto y presupuesto.

Los pisos

Estos son, según la RAE, “un conjunto de habitaciones que conforman una vivienda independiente en un piso de varias alturas”, es decir una vivienda de varias habitaciones distribuida en un sólo piso de un edificio.

Como es lógico, yo no lo hubiera dicho mejor, ahora como hicimos en el caso de los estudios vamos con las ventajas y los inconvenientes.

Ventajas:

Empecemos con los precios. Se trata generalmente de la opción más económica para familias, ya que aunque tienen varias habitaciones el precio por metro no llega al de una casa o adosado.

En segundo lugar en comparación con los estudios, dúplex y lofts, tienen la ventaja de la separación de las habitaciones, lo que evita el problema de la poca intimidad y permite que varias personas puedan convivir cómodamente.

Inconvenientes:

Principalmente que estas divisiones, que a la vez son ventajas, no nos permiten aprovechar del todo el espacio.

También está el hecho de que en muchas ocasiones tendremos que compartir planta con otras familias, lo que significa tener que soportar algunos ruidos y ser respetuoso con los nuestros.

Recomendado para:

Este tipo de vivienda está pensado especialmente para familias y parejas que necesiten varias habitaciones, intimidad y mucho espacio.

Probablemente si tienes hijos una opción aún mejor sería una casa, sobre todo por los ruidos, pero muchas veces tanto económicamente como por la localización no es posible, en estas condiciones es mejor optar por un edificio donde no tengáis que compartir planta, un bajo o un ático, que generalmente cuentan con mayor separación del resto de las viviendas del edificio.


Estudios

Empecemos por lo más sencillo, los estudios. Pisos de reducidas dimensiones y sin divisiones, salvo las imprescindibles (baño y suministros).

Ventajas:

Por un lado se trata de un tipo de vivienda bastante económico, por lo que es posible alquilar uno en una ciudad sin gastar tanto como con otros tipos de vivienda que ocupen más espacio, aún si lo alquilas en un sitio céntrico.

Otra de las ventajas es especialmente importante para aquellos que tienen poco tiempo, el hecho de al ser tan pequeños requieren poco tiempo para recogerlos y limpiarlos, con dos horas a la semana tienes suficiente para tenerlo a punto dependiendo de los metros que tenga, claro.

Por otro lado los vecinos, algo que muchas veces puede resultar un contra, en el caso de los estudios, que suelen ocupar jóvenes y trabajadores que viven solos, tenerlos puede ser una necesidad y aportar algo de tranquilidad a la familia, sobre todo cuando hablamos de estudiantes.

Inconvenientes:

Pues en primer lugar lo obvio, el espacio reducido y la dificultad para traer invitados o recibir visitas.

Además al no tener divisiones nos falta intimidad, y sí, aunque vivamos solos muchas veces es necesario una puerta… no sólo por la intimidad sino también para evitar olores de la cocina o la humedad del baño.

¿Para quién está recomendado este tipo de vivienda?

Pues yo lo dividiría principalmente en cuatro grupos: * para estudiantes que tienen que pasar la época de estudio fuera de casa * para trabajadores jóvenes sin estabilidad o que se ven obligados a moverse por periodos cortos de tiempo * personas que viven solas y que buscan ahorrar antes de comprarse otro tipo de vivienda * personas en una situación personal temporalmente indefinida como los recién divorciados.


Dúplex

Según la RAE, un dúplex es «en un edificio de varias plantas, conjunto de dos pisos superpuestos y unidos por una escalera interior, destinado a vivienda independiente». Y vuelvo a no poder explicarlo mejor, se trata simplemente de eso, de una vivienda de dos plantas unidas por una escalera que se encuentra dentro de la vivienda. Esto conlleva ventajas y desventajas, por supuesto.

Ventajas:

Como ventajas el hecho de que por regla general y que salvo en excepciones suele tratarse de un espacio mayor que un piso de una sola planta. Aunque como demuestra este ejemplo de sólo 17m2 del que os hablamos hace tiempo no siempre tiene que ser así.

Por otro lado, el hecho de distribuir la vivienda en dos alturas nos permite aislar mejor las zonas. Cogiendo por ejemplo la parte inferior para las zonas abiertas a las visitas y la superior para el descanso, o la parte inferior para el trabajo,… en definitiva, la distribución que escojamos dependiendo de nuestro modo de vida.

Esto último también significa mayor intimidadpara cada uno de los miembros de la familia, colocando a los dúplex, algo especialmente importante en el caso de las familias con hijos. Yo les colocaría en un paso intermedio en ese sentido entre los pisos y las casas, siendo bastante más económico que las últimas y un poco más caro que los pisos.

Inconvenientes:

Como inconvenientes el hecho de la escalera. Que trae consigo diferentes problemas: * por un lado el espacio que ocupa * por otro los problemas de seguridad que lleva consigo, sobre todo en las casas con niños o personas mayores * el cansancio de subir y bajar continuamente la escalera.

El último de los inconvenientes sin embargo se puede evitar con una buena distribución. Si distribuimos bien nuestro dúplex limitaremos el número de subidas al máximo mientras si por ejemplo tenemos sólo un baño en la parte alta o colocamos el comedor en distinta planta que la cocina (por poner el ejemplo más drástico) el número de tránsitos se multiplicará.

Lo que quiero decir es que en definitiva, en el caso de los dúplex las ventajas y desventajas dependen aún más de la distribución que en otros casos y no sólo de la estructura de la vivienda.

¿Para qué personas está especialmente recomendado?

Es perfecto para aquellas familias que necesiten una mayor división entre zonas. Por ejemplo parejas trabajadoras que necesiten un estudio profesional y una vivienda. En estos casos el dúplex es especialmente aconsejable, por el precio de uno podemos crear ambos en nuestro domicilio y nos ahorraremos el tránsito a la oficina.

Si tienes hijos y quieres que tengan su propio espacio dentro de tu vivienda, pero una casa se sale de tu presupuesto, un dúplex es lo más parecido y bastante más económico, puedes distribuir las habitaciones de los niños en la parte superior, y dejar la parte inferior más aislada.


Casas terreras

Una casa terrera es una vivienda unifamiliar independiente en estructura de una sola planta. Son muy habituales en zonas de campo, y especialmente cómodas, sobre todo en el caso de personas mayores y familias.

Las ventajas principales de este tipo de vivienda son la comodidad al encontrarse a nivel del suelo evitando cualquier tipo de escalera, tanto interior como exterior, y por otro lado la ausencia de vecinos, lo que lo hace especialmente cómodo para familias con niños que busquen un lugar donde ellos puedan jugar sin molestar o para aquellos que por el contrario busquen tranquilidad sin que los molesten.

Como inconveniente está principalmente el desperdicio del suelo, ya que no aprovechamos el alto restándoselo al jardín o a una segunda vivienda adicional. Por eso abundan sobre todo en zonas de campo donde el problema del espacio no es tan grande como en otras zonas.

Este problema con el suelo, lo poco aprovechado también repercute en el precio final de la vivienda, mucho más elevado que en los pisos u otros chalets.

Por todas esas razones elegir una casa terreraes una buena opción si nos encontramos en el campo, más aún si tenemos familia nos gusta la tranquilidad o simplemente no nos gusta convivir con vecinos.

Están especialmente indicadas, ya por razones físicas, en aquellas familias donde hay alguien mayor o con algún problema de movilidad, ya que evitan cualquier tipo de escaleras.


Chalets

Un chalet es también una vivienda unifamiliar totalmente independiente y con jardín, pero en este caso, para separarlos de las casas terreras, de varias plantas.

Esta separación de plantas tiene ventajas adicionales a las de las casas terreras, entre ellas sobre todo la posibilidad de separar mejor los ambientes, distribuyendo mejor la carga de la casa en las distintas plantas.

Como hablábamos en el caso de los dúplex esta separación nos puede venir muy bien si queremos separar las zonas de descanso de las de trabajo o las zonas dónde acceden las visitas a las que no.

Pero también tienen sus inconvenientes, en concreto el espacio que le resta a nuestra casa la necesidad de una escalera y la dificultad de acceder a las plantas superiores para las personas que tienen algún problema de movilidad.

Por contra aprovechamos mejor el suelo, al poder distribuir la casa en varias plantas y además ganamos espacio para e jardín, al contrario que lo que sucedía en las casas terreras.

Este tipo de vivienda está especialmente indicado para aquellas personas que necesitan espacio tanto de vivienda como de jardín y además quieren tener bien separadas las zonas, por eso es ideal para familias grandes.


Lofts

Este tipo de viviendas tiene muchas ventajas. En primer lugar el hecho de que carece de divisiones, lo que hace que aprovechemos al máximo el espacio con el que contamos.

Por otro lado para aquellos que buscan un espacio diáfano y moderno es la mejor opción, contando con una de estas viviendas resulta muy fácil decorar un espacio joven y contemporáneo.

Además los amplios ventanales y los techos altos dan mucha amplitud y luminosidad a estos espacios. Algo que se suma a la carencia de divisiones y a las formas y colores habituales en este tipo de viviendas, que se corresponden habitualmente con los contemporáneos.

Como inconveniente principal encontramos la dificultad para separar ambientes que presentan este tipo de espacios.

Debido a dificultad para la separación de ambientes es una vivienda que no es adecuada para aquellos que necesitan combinar y dividir los ambientes para el descanso con el trabajo o familias amplias, puesto que no podríamos evitar molestar a las personas que viven con nosotros.

Sin embargo por eso mismo es ideal para personas jóvenes, con un gusto muy limitado a espacios contemporáneos, que viven solos o en pareja y que quieren un espacio en el que poder trabajar y vivir de forma cómoda y sin limitaciones espaciales.

Presenta problemas para aquellos que necesitan intimidad aunque vivan solos, ya que son espacios que carecen totalmente de divisiones.


Los bajos

Hoy como os comento vamos a hablar de los bajos que son los pisos o apartamentos que se encuentran a pie de calle generalmente abiertos hacia ella o hacia el portal.

Si elegimos un piso, un dúplex o un estudio bajo tendremos todas las ventajas e inconvenientes de este tipo de viviendas, pero sumando además las características que le aporta el hecho de encontrarse situadas en esta planta.

Las ventajas dependen sobre todo del edificio, en muchos de ellos, si el bajo da a la calle cuenta con una especie de terraza o jardín adicional, algo que no es equivalente cuando dan al portal.

Por otro lado además de esta ventaja estructural, tienen la particularidad de que al estar a pie de calle evitamos las escaleras o el ascensor (en el mejor de los casos) que tendríamos que subir y bajar si habláramos de un segundo o un tercero.

A estas dos ventajas hay que añadirles muchos inconvenientes, en primer lugar que los bajos, al encontrarse a pie de calle tienen muchos más ruidos, los ruidos del portal, si dan a este y los de la calle si dan al exterior, por lo que en calles muy ruidosas, si no están insonorizados es mejor no planteárselo.

Por otro lado también al estar tan cerca del tránsito y del portal son mucho más propensos a los robos, puesto que el acceso es mucho más fácil, y aunque podamos instalar rejas en nuestras ventanas estas también serán un inconveniente para nuestras vistas y nuestra decoración, amén de un gasto adicional.

Por último los bajos suelen tener otro inconveniente, al menos cuando la comunidad no está bien organizada y es que es el propietario el que se suele tener que hacer cargo de la limpieza del portal con el conveniente abuso de todos los vecinos.

Por todo esto estas viviendas son especialmente aconsejables para aquellos que necesiten vivir a pie de calle, a no ser claro que el bajo en el edificio del que hablemos tenga alguna ventaja adicional o carezca de ascensor, lo que lo haga aventajarse sobre el resto de los pisos del edificio.


Áticos

Según la RAE, a la que hemos utilizado en este especial ya más de una vez, un ático es:

6. m. Arq. Último piso de un edificio, más bajo de techo que los inferiores, que se construye para encubrir el arranque de las techumbres y a veces por ornato.

Yo creo que esta definición se queda algo anticuada, ahora el ático no es sólo funcional, no sólo busca tapar y adornar, ahora es una o varias viviendas más, no necesariamente más bajas y dependiendo de la zona, generalmente más cara debido a las ventajas de su ubicación.

Y es que un ático no necesariamente tiene que ser más grande, ni mejor distribuido, pero sí es cierto de que sólo por estar en la planta más alta impide gran parte de las molestias de los vecinos, ya que nos ahorramos el piso superior y que generalmente suelen tener menos pisos colindantes.

Por otro lado también suelen tener la ventaja de una mejor ubicación respecto a las vistas y a la iluminación, ya que, a no ser que tengamos edificios vecinos que nos tapen reciben, una mayor cantidad de luz, al no tener la interferencia de un piso superior, y claramente, debido a la altura tienen unas vistas mucho más amplias.

Otra de las ventajas es que, como en el caso de los bajos, en muchos áticos se cuenta con una pequeña terraza adicional, parte de la azotea. Un espacio del que carecen comparativamente el resto de las viviendas del edificio.

Sin embargo también tienen inconvenientes, aunque dependen mucho, como en el caso de los bajos del edificio en el que se encuentren.

Muchos de los áticos, por ejemplo, se someten a problemas estructurales, teniendo techos más bajos o abuhardillados en algunas ocasiones, como aquella de la que hemos cogido las imágenes, un post en el que hablamos de un ático pequeño y abuhardillado.

Otra de las desventajas es el acceso, muchas más escaleras que subir en el caso de averías o problemas con el ascensor.

Como veis este tipo de viviendas no tienen ninguna característica esencial que les limite a algún tipo de personas, eso sí, es mucho mejor evitarlo en el caso de familias que tengan a alguien con algún problema de movilidad, por posibles problemas de acceso, y perfecto para aquellos que disfruten de las vistas y prefieran limitar al máximo los vecinos.


Buhardillas

Como siempre estas viviendas tienen ventajas e inconvenientes. En este caso fundamentalmente debidos a la arquitectura de la vivienda y a la disposición dentro del edificio.

Como inconvenientes principalmente tenemos el hecho de que los tejados son triangulares, de manera que en determinados puntos de la vivienda esta no tendrá suficiente altura.

Esto también implica problemas en la distribución del mobiliario, ya que independientemente de la superficie de la vivienda, tendremos que tener en cuenta la altura de los techos en cada punto para distribuir los muebles.

Además, tienen todos los inconvenientes de las viviendas situadas en la parte más alta de los edificios, como el acceso para aquellas personas con problemas de movilidad o en edificios sin ascensor.

También está la desventaja de la iluminación, y es que generalmente carecen de ventanas, salvo las que podemos encontrar en el techo y terrazas.

Sin embargo también tienen algunas ventajas, como por ejemplo el hecho de que suele tratarse de las zonas más económicas de los edificios, además de ser bastante amplias si no en altura en superficie.

Por otro lado también está el hecho de que comparte con los áticos la ausencia de vecinos, eso sí, no suelen disponer de espacio exterior y suelen ser muy poco luminosas.


Pisos compartidos

Un piso, una vivienda compartida es una vivienda con zonas individuales y zonas comunes, que comparten varias personas o familias sin ningún vínculo entre ellas.

Son muy habituales entre estudiantes, jóvenes trabajadores o personas en una situación temporal que buscan un lugar en el que quedarse durante periodos cortos de tiempo, por ejemplo para esperar a que llegue su familia en el caso de un traslado, o estudiantes que sólo están temporadas de exámenes.

Tienen ventajas claras, sobre todo económicas desde el primer momento. Por ejemplo el hecho de que al ser viviendas compartidas con varias personas disminuimos el precio de la fianza por persona.

Por otro lado también es mucho menor el precio de alquiler, ya que pagamos a partes iguales entre todos teniendo acceso a todas las zonas comunes y una habitación como zona individual.

Además de económicas tienen otras ventajas, por ejemplo el hecho de poder alquilar estas viviendas por periodos cortos de tiempo, de necesitar menos tiempo para alquilarlas y sobre todo el hecho de alquilarlas con todo ya montado, las zonas comunes y la habitación individual.

Aunque esto también tiene una desventaja, el hecho de poder hacer menos cambios porque siempre dependes de otras personas, al menos en las zonas comunes.

Como desventajas también está la pérdida de intimidad, en este caso radical, porque tenemos una casa abierta a personas que no son de nuestra familia.

Puede que esta sea el principal inconveniente, aunque muchas veces el hecho de vivir con gente desconocida tiene alguna que otra ventaja, sobre todo para los que se trasladan a un sitio nuevo y no conocen a nadie en un principio.


Pareados y adosados

RAE define los pareados o adosados como

adosado, da.

(Del part. de adosar).

1. adj. Dicho de un edificio, especialmente de un chalé: Que está construido unido a otros, con los que comparte una o más paredes laterales. U. t. c. s. m.

Y yo no podría, como siempre, haberlo dicho mejor, no es otra cosa que dos casas que se fabrican compartiendo una pared, para verlo nada mejor que las imágenes del post.

Es un tipo de vivienda que cada vez está más de moda, debido, sobre todo al valor del suelo ya que por un lado disminuye costes respecto a materiales, pero por otro disminuye la necesidad de suelo de cada una de las viviendas.

Eso también nos viene bien a nosotros, ya que abarata el precio de la vivienda, la dota de más zonas comunes y servicios y permite crear comunidad entre vecinos al establecer cercanía entre las viviendas.

Sin embargo más allá del valor económico los adosados tienen una serie de inconvenientes, como por ejemplo el hecho de que, a la hora de la verdad, no se trata de una casa independiente propiamente dicha.

Aunque en ellas no compartimos estructuras, como escaleras o ascensores en el caso de los pisos, sí que compartimos zonas comunes exteriores, por lo que no nos libraremos de pagar comunidad, sobre todo si la urbanización tiene piscina o jardines.

Del mismo modo no estaremos solos en cuanto a los ruidos, ya que al compartir una o más paredes estaremos totalmente pegados a la vivienda de al lado, y al igual que pasa en los pisos si tenemos una familia ruidosa de vecinos supondrá tener que soportar los ruidos en el salón el dormitorio… o en cualquier habitación en la que compartamos pared.

Del mismo modo supone una limitación para nuestros ruidos, ya que también nuestros vecinos oirán los nuestros y tendremos que limitarnos lo máximo posible para evitar molestias.

Por ello este tipo de casas son una opción nada despreciable a caballo entre un piso y un chalet, con la facultad de que nos permitirán acceso una gran variedad de zonas comunes, especialmente importante si tenemos niños y a un precio más razonable que el de un chalet.

Además otra de sus ventajas es la “vecindad”, siempre ayuda tener vecinos (si son buenos claro), aunque tengamos que pagar comunidad.

Siempre ayuda que dentro de la urbanización hayan niños con los que puedan jugar nuestros hijos, sobre todo si se encuentra alejada, y además si se trata de una urbanización grande potenciará la aparición de servicios y comercios a su alrededor.


Casas de madera

Antes de empezar a hablar de sus ventajas e inconvenientes tenemos que decir que existen dos tipos de casas de madera, las que construimos mediante proyecto, como si se tratara de una vivienda normal y las prefabricadas. Dependiendo del tipo de ellas que elijamos sus ventajas e inconvenientes serán distintos.

Ventajas:

Las casas de madera tienen una ventaja importante, cualquiera que sea el tipo, son cálidas y acogedoras, aunque claro eso si estamos hablando de ambientes templados en ambientes muy fríos y sin las instalaciones adecuadas pueden ser una mala opción y que son bastante más «permeables» al clima exterior.

Por otro lado son bastante más económicas, debido a los materiales utilizados y a la estructura que suelen tener, son casas sencillas, menos maleables y por tanto en la mayoría de los casos como he dicho económicas, el precio mayor suele estar en el terreno donde pensemos colocarla.

También tenemos que hablar de la rapidez de montaje, sobre todo en el caso de que hablemos de casa prefabricadas son de muy rápida instalación, lo que supone un plazo menor de tiempo antes de trasladarnos.

Si vivimos en el campo, tienen otra ventaja y es que se integran perfectamente con el paisaje, algo que por otro lado resulta un inconveniente si hablamos de otras zonas de instalación.

Inconvenientes:

Pues por un lado lo que he comentado antes referente al clima, ya que en zonas de frío debe tener unas instalaciones suficientes ya que el aislamiento es mucho menor. Y por otro el más importante es el tema del mantenimiento.

Aunque la madera para construir este tipo de casas venga con todos los tratamientos pertinentes el mantenimiento debe ser más frecuente que cuando utilizamos materiales de construcción y si cabe debemos tener más seriedad en su aplicación.

¿Para qué tipo de personas?

Una casa de madera es adecuada para cualquier tipo de persona, pero no para cualquier tipo de ambiente, me explico, es ideal para campo y para zonas periféricas, ya que en la ciudad tiene, además del inconveniente de la integración el del precio del terreno.

Es ideal para familias o como casa accesoria en nuestra primera vivienda, como por ejemplo como casa de invitados o trastero.


 

Deja un comentario