Registro de la Propiedad


Registro de la Propiedad

El Registro de la Propiedad es un organismo de carácter público que depende del Ministerio de Justicia. Podría definirse como una gran base de datos donde figura información relevante sobre un inmueble, desde quiénes son sus propietarios, hasta las posibles cargas que puedan existir sobre él.

Aquí se inscriben y anotan actos, contratos y resoluciones judiciales o administrativas que puedan afectar a la propiedad, a otros derechos sobre el bien, e incluso algunas a la capacidad de acción de las personas.

Lo primero que hay que tener claro es que es un Registro voluntario, no como el catastro, es decir, puedes inscribir o no aquello que consideres oportuno y que afecte a tu inmueble, salvo una excepción: las hipotecas, que deben figurar en el Registro obligatoriamente. Algo que el propio banco también exigirá y cumplirá con premura.


Trámites con el Registro de la Propiedad

Nota Simple de Inmueble

Nota de Localización de Propiedades

Certificado de Inmueble

Registro de la propiedad


¿Cómo funciona el Registro de la Propiedad?

Dependientes de la Dirección General de los Registros y del Notariado, cada registro recoge los asuntos de una determinada circunscripción territorial, estando a cargo de un registrador, que es funcionario público.

Cuando se realiza una primera inscripción, cada finca abrirá un folio registral, donde se irán realizando las sucesivas anotaciones. En ese expediente son muchos los datos que pueden figurar, por ejemplo, los títulos que declaran la propiedad o transmisión de un inmueble, las hipotecas y sus subrogaciones, los derechos de usufructo, los contratos de arrendamiento, subarriendo y las cesiones; las resoluciones judiciales en las que se declare la incapacidad legal para administrar el bien, y las concesiones administrativas.

Los datos que recoge el Registro pueden figurar de distintas formas y conviene conocer qué significa cada una de ellas:

  • Asiento de presentación. Es la primera anotación que se realiza en el Libro diario señalando la documentación que ha sido aportada, por ejemplo, una escritura de propiedad, con fecha y hora.
  • Asiento de inscripción. Tras analizar los documentos, el registrador tiene un plazo general de 15 días para convertir ese primer asiento “provisional” en definitivo, salvo que exista alguna anomalía que deberá ser comunicada al interesado.
  • Anotación preventiva. Tiene un plazo determinado de caducidad y queda inscrita para proteger derechos o para dar publicidad a determinadas decisiones judiciales o administrativas. Un inmueble puede tener una anotación preventiva de embargo, de demanda de incapacidad, de derecho hereditario (aun por determinar), etc.
  • Nota marginal. Puede acompañar a un asiento de inscripción para precisar algún hecho puntual que afecta a la finca. Las más frecuentes son las que anuncian la cancelación de una anotación preventiva (por ejemplo que el embargo que figura ya no tiene validez).
Cómo hacer una inscripción en el registro de la propiedad

¿Cómo puedes realizar una inscripción o una consulta?

Cualquier persona que tenga un interés legítimo podrá presentar en el registro los documentos que sirvan para dejar constancia de un acto o de un derecho que afecte a la propiedad. Lógicamente esos títulos, que justifican la inscripción, deberán estar consignados en escritura pública o en otro documento con validez legal.

La inscripción se debe hacer en el registro al que territorialmente corresponda el inmueble, algo que puedes averiguar fácilmente consultado la web del Colegio de Registradores. No se realizará el asiento definitivo hasta que se hayan abonado las tasas correspondientes, porque hay que recordar que éste es un registro voluntario en la mayoría de los actos, pero no gratuito.

El trámite puede hacerse de manera presencial, por correo ordinario, vía telemática o por fax. En este último caso, el asiento de inscripción va a requerir la presentación del título original.


Diferencias entre el Catastro y el Registro de la Propiedad

Las dos entidades son independientes, pero complementarias. La Dirección General del Catastro es una entidad que depende del Ministerio de Hacienda y proporciona información gráfica del inmueble y sobre los propietarios para ejercer de base en la implementación de impuestos. En cambio, el Registro de la Propiedad, como recuerda Cristina González, es una entidad anexa al Ministerio de Justicia que tiene como fin confirmar quién es el titular de un inmueble.

Eso sí, si hubiera discrepancias entre Catastro y Registro a la hora de dar la superficie de un inmueble, “tendremos que medir la finca o vivienda, comprobar las dimensiones y, en el caso que no coincida la real con la descripción, corregirla en estos organismos”, advierte la gerente de Precios de Activos Inmobiliarios en Sareb.

En el caso del Registro de la Propiedad, la información es pública para aquellas personas que manifiesten un “interés legítimo en conocer el estado registral de una finca”, subraya Cristina González. El interesado en los datos del Registro deberá comunicar el interés que motiva su consulta y, una vez sea confirmado, podrá acceder a los datos que desea. Sin tener que volver mañana.


¿Qué es el Registro de la Propiedad?

Es Registro de la Propiedad es una institución dependiente del Estado en la que figuran los datos más relevantes de una vivienda. Esto incluye documentos notariales, judiciales y administrativos.

que es un registro de la propiedad

Inscribir una propiedad en el Registro no es obligatorio, sino voluntario, pero otorga una serie de derechos y ventajas a la persona que inscribe. La principal es que concede solo al titular la posibilidad de disponer del inmueble, además de reconocerlo como propietario en cualquier proceso judicial.

Es un trámite similar el registro de la propiedad intelectual. En este caso, en lugar de poseer los derechos de explotación o transmisión de una obra artística, cultural o científica, se identifica a la persona que posee los derechos sobre una vivienda.


¿Para qué sirve el registro de la propiedad?

Hace años, muchas compraventas de casa o viviendas se realizaban entre personas conocidas de la misma localidad. Todo el mundo se conocía dentro de las comunidades de propietarios. Sin embargo, el desarrollo urbano y el crecimiento de las ciudades ha provocado que en la actualidad, en muchas ocasiones se hagan negocios de compraventa inmobiliaria con personas desconocidas. Así, el registro de la propiedad surge como una necesidad de garantizar la seguridad en las compras, ventas o intercambios inmobiliarios.

En el registro figuran los documentos notariales que permiten identificar al titular de una vivienda, así como el estado o cargas de la casa o piso en cuestión: ¿está inmersa en un proceso hipotecario? ¿Pesa sobre ella alguna orden de embargo?

consultar el registro de la propiedad

De esta forma, la inscripción del inmueble en el Registro previene ante situaciones que nadie querría vivir. Por ejemplo, que otra persona se haga pasar por dueño de la vivienda y se la venda a un tercero, o que los acreedores embarguen la vivienda a causa de las deudas del antiguo propietario (si todavía figura como titular).

Los documentos NO son fuentes accesibles al público. Para consultar el Registro de la Propiedad es necesario obtener publicidad, para lo cual se debe demostrar al registrador que se tiene un interés real en la vivienda. La publicidad se puede solicitar mediante dos documentos:

  • Registro de la Propiedad con Nota simple: es un documento en el que figura información básica sobre la vivienda, como su ubicación, datos personales del titular, cargas, etc.
  • Registro de la Propiedad con Certificación: similar al documento anterior, pero suelen hacer referencia a un aspecto concreto del inmueble y si titular.

La principal diferencia entre una Nota Simple y una Certificación es que la primera es meramente informativa, mientras que la segunda otorga veracidad jurídica a los datos y debe estar firmada por un registrador.

registro de la propiedad consultas

Hay que tener en cuenta que la nueva ley de protección de datos europea establece normas más férreas a la hora de tratar informaciones con terceros, por lo que siempre es recomendable contar con documentos que prueben que la información sobre la vivienda o su titular es verídica.

También es importante para el cumplimiento del RGPD en una inmobiliaria. En concreto para asegurarse de la autenticidad de los datos de las viviendas que se ofrecen a los clientes.


Reglamento registro de la propiedad

La legislación relativa a la propiedad de bienes inmuebles se puede consultar en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Está formada por las siguiente normativas.

  • Decreto de 8 de febrero de 1946 sobre Ley Hipotecaria.
  • Decreto de 14 de febrero de 1947 sobre Reglamento Hipotecario.
  • Real Decreto 297/1996, de 23 de febrero, de Registro de la Propiedad de los Contratos de Arrendamientos Urbanos.
  • Real Decreto 1093/1997, de 4 de julio, de Registro de la Propiedad de Actos de Naturaleza Urbanística.
  • Real Decreto 1039/2003, de 1 de agosto, sobre derecho a solicitar un registrador sustituto.
  • Real Decreto 1427/1989, de 17 de noviembre, que fija el Arancel de los Registradores de la Propiedad.

En estas leyes está todo lo referente al registro de viviendas y propiedades. Por ejemplo, el artículo 298 del Reglamento Hipotecario hace referencia a la inmatriculación de fincas, es decir, a la inscripción de una finca por primera vez.

reglamento registro de la propiedad


¿Qué registro de la propiedad me corresponde?

El Registro de una propiedad debe realizarse en la oficina de registro municipal pertinente, en función de la ubicación de la vivienda.

  • Registro de la Propiedad Consultas: las oficinas suelen estar abiertas para consultas de lunes a viernes, durante todo el año.
  • Registro de la Propiedad Horario: el horario de apertura al público suele ser de 09:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas salvo en agosto que abre solo hasta las 14:00 (también los días 24 y 31 de diciembre. El horario puede variar según la oficina; mejor consultar en cada caso.

¿Quieres hacer una consulta en el Registro de la Propiedad? Te mostramos qué oficina te corresponde.


Papeleos y trámites en el Registro de la Propiedad

Para formalizar la compra debes seguir una serie de trámites, que se inician en la escritura pública ante notario y que siguen con la inscripción de la casa en el Registro de la Propiedad. Te resolvemos todas las dudas sobre el proceso y ventajas de registrar la compra de la propiedad.

¿Qué es la inscripción de compraventa de una casa?

Al realizar una operación de compraventa de una vivienda, es habitual y aconsejable realizar su inscripción en el registro de la propiedad. Una vez que la vivienda ha pasado a nuestra propiedad a través de la escritura de notario, podemos inscribir dicha escritura en el Registro de la Propiedad para que quede constancia del documento público, obteniendo un documento registral que te servirá como:

  • Registro de los contratos y resoluciones judiciales o administrativas que afectan a la propiedad y a otros derechos sobre bienes inmuebles.
  • Seguro contra los problemas que podamos tener con el inmueble en un futuro.
  • Garantía de protección en favor del titular de la propiedad, garantizando que eres el propietario de la casa.
  • Confirmación de que el vendedor es quien dice ser y así evitar estafas.
  • Protección ante acreedores y deudas.
  • Documento para acceder a una hipoteca.

¿Cuáles son los trámites en el Registro de la Propiedad?

El registro de la propiedad es el último trámite que haremos después de comprar una casa. Antes de ello debemos firmar el contrato de compraventa del inmueble, firmar la escritura de la casa ante notario y pagar todos los impuestos de la operación.

Para inscribir la compraventa de un inmueble en el Registro de la Propiedad se necesitan 3 documentos:

  • Copia autorizada de la escritura pública ante notario, donde habrán estado presentes el vendedor y el comprador. El vendedor te otorgará la Escritura Pública de compraventa firmada por el notario.
  • Liquidación de los impuestos correspondientes, incluidos los impuestos pendientes de pago que pueda tener la vivienda y los impuestos derivados de la compra, como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Para ello debes presentar el Impuesto de Autoliquidación que justifica dichas cargas.
  • Justificación del pago de la plusvalía municipal, que aunque es un impuesto que corre a cargo del vendedor, se debe presentar su justificante del pago que realiza el vendedor para garantizar que se ha pagado todo.

¿Dónde se presentan estos documentos para registrar una casa?

La presentación de estos documentos se pueden hacer de las siguientes formas:

  • De forma presencial en la ofician del Registro de la Propiedad que corresponda a la ubicación de la casa, que en el caso de Altea se encuentra en la Av. del Puerto nº 1A.
  • A través de una gestoría que realice todos los trámites.
  • En la notaria donde se ha firmado la escritura, si ofrece servicios de gestoría.

Después de realizar la escritura de la casa ante notario, debemos acudir a inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad.

¿Es obligatoria la inscripción del inmueble en el Registro de la Propiedad?

La inscripción de la vivienda no es obligatoria, pero como hemos visto garantiza seguridad jurídica al propietario, garantizando que eres el propietario de la casa. Como comprador, verás protegidos tus derechos ante cualquier controversia, especialmente ante acreedores y deudas que pudiera tener el vendedor. Además, este documento registral facilita que pueda venderse, dejarse en herencia o conseguir una hipoteca.

¿Cuánto cuesta inscribir una vivienda en el Registro de la Propiedad?

Los gastos del Registro de la Propiedad están fijados por normativa y su cuantía depende del precio de la vivienda, así como de su ubicación y características. A modo de referencia, los gastos del registro de la propiedad son de unos 400 € para una propiedad con un precio de compra de unos 30.000€ (por ejemplo, un garaje), unos 500€ para una propiedad con un precio de compra de unos 200.000€ (por ejemplo, un apartamento en Altea), unos 600€ para una propiedad con un precio de compra de unos 300.000€ (por ejemplo, un chalet en Altea) o unos 700€ para una propiedad con un precio de compra de unos 900.000€ (por ejemplo, una villa de lujo en una urbanización exclusiva de Altea).

Cabe recordar que las viviendas de protección oficial tienen reducciones.

¿Hay algún plazo para realizar la inscripción de la vivienda en el Registro de la Propiedad?

La vigencia de la inscripción de la vivienda en el Registro de la Propiedad no tiene fecha de caducidad, ni tampoco hace falta renovar dicha inscripción.

¿Cualquiera puede acceder y consultar mi documento registral?

El documento registral se trata de un documento público al que cualquiera puede tener acceso. De hecho, cuando se va a adquirir una vivienda, es conveniente acudir al Registro para saber a quién pertenece realmente la titularidad del inmueble y si tiene deudas pendientes. Esta información se obtiene a través de una Nota Simple Registral, donde es necesario aportar el número de finca registral y el Registro donde está inscrito el inmueble. En caso de no conocerse estos datos, hay que proporcionar, al menos, el DNI, NIE o CIF del titular de la vivienda y la dirección de la misma.

En Ampervillas, agencia inmobiliaria en Altea la Vella, te ayudaremos con todos los trámites para la compra de tu nueva casa. Disponemos de un servicio de gestoría especializada en asuntos inmobiliarios que te ahorrarán mucho tiempo y dolores de cabeza. Consúltanos sin compromiso.


La nota simple registral: Preguntas Frecuentes

Si estás interesado en comprar una vivienda, seguramente te hayas preguntado en qué situación se encuentra dicha casa (si tiene algún tipo de carga, quienes son exactamente los propietarios, etc.)

Para ello, será necesario que solicites una nota simple en el registro de la propiedad. La nota simple registral es un documento por el que se describe de forma breve y concisa la propiedad, indicando su ubicación, la titularidad del inmueble así como las cargas, deudas, hipoteca o gravámenes que pesan sobre ella.

Se trata de un documento informativo sobre la relalidad a efectos jurídicos de la vivienda, muy útil para saber qué casa vamos a comprar. Es dificil encontrar otro documento que en tan poco espacio contenga información tan relevante para la compra de una vivienda.

Te resolvemos las dudas más habituales sobre las notas simples registrales.

¿Qué información encontramos en la nota simple registral?

La nota simple es un extracto del registro de la propiedad, que contiene toda la información relacionada con esa finca registral o inmueble. Concretamente indica:

  • El IDUFIR o Código Registral Único (CRU), que es un número exclusivo de que identifica el inmueble o finca inscrita en el Registro de la Propiedad, y que es distinto de la referencia catastral.
  • De qué tipo de inmueble se trata (si es un solar, una casa, un terreno, un elemento común de una comunidad de propietarios, etc.)
  • Descripción física: metros, superficie construida, situación, linderos, dirección y localidad concreta. En las comunidades de propietarios, el coeficiente de participación, básico para ejercer el derecho al voto en la comunidad y para determinar la cuota en los gastos.
  • Qué posibles usos puede tener el inmueble, incluyendo la clasificación urbanística dentro del plan general de ordenación urbana del municipio.
  • Quien es el titular o titulares del inmueble, incluyendo su número de identificación fiscal (DNI si es particular o CIF si fuera una sociedad).
  • Cómo el titular alcanzó el grado de propietario de ese inmueble (a través de una compraventa, una herencia, una donación…) y si existen restricciones o prohibiciones del titular sobre ella.
  • Qué cargas registrales y limitaciones de uso tiene el inmueble: hipoteca, embargos, alquileres, etc.
  • Qué notario emitió la escritura de propiedad.
  • Cuándo se realizó la escritura.

¿Puedo saber la titularidad de un inmueble a través de la nota simple?

Efectivamente, la nota simple indica quién o quiénes son los propietarios actuales de una finca registral o inmueble. En este documente aparecen los titulares del inmueble y, en la mayoría de los casos, el número de identificación fiscal y si este inmueble ha sido comprado como bien privativo (solo de una persona) o ganancial (por ejemplo, un matrimonio que compra una casa familiar).

Además, en la nota simple encontramos información interesante para conocer cómo el titular ha adquirido el inmueble (compraventa, herencia, etc). Otro dato importante es la fecha de cuándo se emitió la escritura de propiedad y el notario que lo hizo.

¿Puedo conocer las cargas que tiene un inmueble a través de la nota simple?

La nota simple indica si hay o no cargas registrales, es decir, limitaciones al uso o propiedad de la finca o inmueble. Podemos por tanto saber si existen sobre ella hipotecas, servidumbres, alquileres, etc. También se indica si existen embargos y demandas que afecten al inmueble.

Es posible que estas cargas realmente no estén vigentes, pero no hayan sido eliminadas del registro, al no aportarse la documentación necesaria para ello.

¿Qué otra información interesante puedo sacar de una nota simple?

Además de la titularidad del inmueble, sus carga y embargos sobre ella, sabremos exactamente los metros cuadrados registrados y sus linderos, aunque lógicamente, estos a veces están sin actualizar.

También podemos conocer las afecciones urbanísticas a las que está sometida la finca. Es decir, los usos y obligaciones que tiene la finca en función del plan general de ordenación urbana del municipio. De este modo podemos conocer si tendríamos obligaciones de contribuir en gastos a la hora de urbanizar una determinada zona afecta al inmueble.

¿Cómo se pide una nota simple?

La nota simple se pide en el Registro de la Propiedad de la localidad a la que pertenezca el inmueble. También existe la posibilidad de solicitarla online a través de Internet.

Para ello, es necesario al menos conocer:

  • Los datos registrales haciendo referencia al Registro de la Propiedad y número de la finca.
  • El Identificador único de Finca Registral (IDUFIR).
  • El titular, a través del nombre y apellidos o NIF del mismo.
  • La localización concreta del inmueble, a través de su dirección completa o las coordenadas de su ubicación.

Lo habitual es que este proceso de búsqueda y expedición de la nota simple registral tarde un día hábil.

¿Quién puede solicitar una nota simple?

La nota simple puede pedirla cualquier persona o entidad que tenga algún interes legítimo en conocer la situación de la finca o el inmueble.

¿Cuánto cuesta una nota simple?

Pedir una nota simple no es gratuito, pero no supone un gran desembolso. Las tarifas del Registro de la Propiedad oscilan entre los 6,01 euros (asientos de presentación, otras certificaciones y publicidad de índices) y los 24,04 euros (para los certificados de cargas).


¿Qué es la nota simple y cómo se obtiene?

Especialmente a la hora de adquirir una vivienda, solicitar este documento es algo frecuente y más que recomendable. La nota simple registral ofrece información detallada sobre distintos aspectos del inmueble. Indica el tipo de finca del que se trata (vivienda, solar, plaza de garaje…), su descripción y ubicación, los propietarios y la existencia de cualquier anotación sobre cargas.

Es importante aclarar que la nota simple tiene un valor puramente informativo y como señala el Colegio de Registradores (@Registrador_es) no da fe del contenido de esos asientos. Otra cosa son las certificaciones registrales que son las copias, transcripciones o traslados literales o en relación del contenido del Registro. Las hay de varios tipos y suelen pedirse para confirmar la situación de un asiento determinado, por ejemplo, para estar seguro de que un posible embargo o una hipoteca ha vencido.

La solicitud de estos documentos aporta seguridad a la hora de adquirir un bien, conociendo perfectamente cualquier situación que pudiera afectarle. Obtenerlos implica un coste. Algunas empresas realizan el trámite, pero también puedes hacerlo tú, solicitándolos presencialmente en el registro correspondiente o bien de por internet a través del Registro Online, donde puedes realizar prácticamente cualquier trámite de este tipo y obtener información para aclarar todas tus posibles dudas.


¿Cómo pedir y leer una nota simple registral?

La nota simple registral, o nota simple, es un documento básico en los trámites relacionados con fincas e inmuebles. Este documento oficial nos ayudará a entender, de forma sintetizada y compacta, el estado actual de una propiedad. Es, a todos los efectos, una fotografía de los factores legales que aparecen en el registro de la propiedad.

La nota simple se usa para realizar compras de vivienda, consultar cargas aún pendientes sobre la propiedad, ver si una vivienda tiene ligados anejos o verificar cuotas de participación, por citar algunos ejemplos.


¿Qué es una nota simple y cómo pedirla?

La nota simple registral es un documento oficial expedido por el Registro de la Propiedad. Desde este organismo se describe como “un extracto sucinto del contenido de los asientos relativos a la finca, donde conste la identificación de la misma, la identidad del titular o titulares de los derechos inscritos sobre la misma, y la extensión, naturaleza y limitaciones de estos”.

Se trata, pues, de un documento legal ligado a un registro ante notario o futuros registros aún en trámite. Así, la información contenida en la nota simple ha de coincidir con las escrituras legales registradas en su momento, que de hecho aparecerán mencionadas en el documento con su libro y tomo, con la diferencia de que la información es más accesible para personas ajenas al mundo legal.

Podemos solicitar una nota simple de forma telemática accediendo a la página web Registradores.org. Allí, haremos clic en “Registro online” y en “Nota simple de una finca”. Luego seguiremos los pasos del registro (si queremos tener cuenta) y procederemos al pago. Es un servicio público pero no gratuito que, a fecha de redacción de este artículo, tiene un coste de 9,02 euros por consulta.

Importante: para poder acceder al contenido de una nota simple, hemos de demostrar que somos “titulares de algún derecho sobre la finca” o representantes de los mismos. Por ejemplo, podemos ser solicitantes de información de una finca en la que estamos interesados en comprar, si somos un heredero o administramos la propiedad.


El contenido de la nota simple

Todas las notas simples disponen de la misma estructura: datos de la finca, titulares, observaciones, cargas y asientos de libro diario presentados y pendientes de despacho. Veamos uno a uno qué información incluyen y para qué puede servirnos.

Datos de la finca

Aporta información que ayuda tanto a localizarla sobre el plano como a establecer criterios de pagos varios, como puede ser la comunidad. En el ejemplo de abajo, la nota simple informa sobre el tipo de finca (urbana), el tipo de inmueble (piso sin anejos), la ubicación (Madrid), así como varios datos sobre sus linderos (con qué elementos linda).

nota simple datos de la finca

Los datos de cuotas son particularmente útiles. En este caso, la primera (12,5%) establece la cuota de participación del portal y, por tanto, lo que se tiene que abonar de cuota de comunidad; mientras que el 0,83% indica la cuota de participación de áreas comunes como jardines, columpios y otro tipo de equipación de la finca. De cara a derramas conviene tener el dato a mano.

Uno que suele pasar desapercibido es el de los anejos, que incluye las plazas de garaje, trasteros, etc. ¿Por qué es importante? Porque en ocasiones se venden viviendas con garaje, por ejemplo, pero este no es propiedad de los dueños de la vivienda, sino que se trata de un espacio perteneciente a la comunidad de vecinos que tiene alquilado al actual propietario. Este no puede vender un bien que no es suyo, y que su coche actual ocupe la plaza no indica propiedad.

Titulares del inmueble

Desde esta sección podemos localizar a la totalidad de los dueños del inmueble, tanto en nuda propiedad como en usufructo. Son datos a tener en cuenta para evitar engaños o intermediarios abusivos, pudiendo cotejar con seguridad de quién es el bien en cuestión y cuántos propietarios tiene.

En el ejemplo de abajo, el usufructo (derecho de uso) pertenece a una persona, mientras que la nuda propiedad pertenece a otras tres, dividida en partes de 50%, 25% y 25%. Es información que deberíamos conocer antes de plantearnos comprar una vivienda, especialmente si alguno de los propietarios de una de las partes no está interesado en la venta.

nota simple titulares

Observaciones sobre el inmueble

Este apartado apenas tendrá uso para aquellas personas ajenas al mundo jurídico, pero es interesante. En él encontraremos las referencias para localizar el tomo, libro y folio en los que está inscrita la finca, y así poder ampliar información.

Cargas de la finca

Las cargas que pesan sobre el inmueble son, quizás, los elementos más importantes a la hora de realizar una compra. Algunas cargas típicas pueden ser liquidaciones no cubiertas, impagos en el IBI o las hipotecas.

Es muy importante no firmar ningún contrato de compra-venta sin haber visto primero la nota simple, por las cargas ocultas que pudiera tener, que podrían aumentar de forma considerable el coste de la vivienda. Firmar incluso un precontrato de compra sin ver la nota simple se suma a los errores a la hora de comprar.

Asientos de libro diario presentados y pendientes de despacho

Aunque es el último punto, conviene echarle un vistazo debido a la información que contiene, que podría convertirse en cambios legales de calado, como la ejecución de una hipoteca o una compraventa que aumente el número de propietarios.

En este apartado se incluyen todos los documentos pendientes de inscripción sobre la finca. Son documentos en trámite que aparecerán en los puntos anteriores en un plazo máximo de 60 días.


 

Deja un comentario