Seguro de coche a todo riesgo 


Seguro de coche a todo riesgo

Los seguros de coche a todo riesgo ofrecen una completísima gama de coberturas, asistencias y servicios para el conductor y su vehículo. Incorporan, por supuesto, las obligatorias como el seguro de responsabilidad civil, pero también todas las que completan las pólizas a terceros como la rotura de lunas o el robo del vehículo.

Las pólizas a todo riesgo incluyen coberturas que sí cubren tanto al conductor, como al propio coche asegurado en caso de verse involucrado en un accidente con independencia de que sea o no el causante; igualmente, aunque no haya terceros, como en el caso de golpes o daños durante un estacionamiento, el coche asegurado a todo riesgo está protegido en estas circunstancias también.

Servicios prácticos y de uso habitual por los conductores, como el vehículo de sustitución o la defensa de multas de tráfico, son también facilidades que disfrutan los titulares de seguros de coche a todo riesgo.

Hay dos modalidades básicas dentro del seguro a todo riesgo. Puedes encontrar pólizas a todo riesgo con o sin franquicia. Los seguros con franquicia pueden ser más baratos en principio, pero tienen como desventaja que sólo cubren una parte de los gastos relacionados con el siniestro. Siempre que los costes de reparación o asistencia sean inferiores a la cantidad fijada –prima- en el contrato – por ejemplo 300 euros- es el titular del seguro el que tiene que hacerse cargo de las facturas.

Los seguros a todo riesgo sin franquicia son los más completos y efectivos que se pueden contratar para proteger un vehículo, la responsabilidad sobre la protección del coche asegurado cae de manera exclusiva e integra sobre la compañía aseguradora. Las máximas coberturas ante cualquier eventualidad o posibilidad quedan recogidas en este tipo de seguros que dan respuesta a todas las necesidades y demandas de los conductores con independencia de cuáles sean sus circunstancias.


 

Deja un comentario