Todo sobre Barcelona: ¿Qué visitar en Barcelona?


¿Qué hacer y visitar en Barcelona?

A continuación se encuentra la información más completa sobre Barcelona: lugares de interés, qué visitar, puntos de interés, museos, teatros, restaurantes, hoteles, hostales, apartamentos, etc.

barcelona


¿Qué visitar en Barcelona?

Patrimonio histórico-artístico de Barcelona

Barcelona ofrece al visitante la posibilidad de recorrer a pie desde las ruinas romanas y la ciudad medieval hasta los barrios del modernismo catalán, con sus edificios característicos, sus manzanas cuadradas de cantos seccionados, sus calles arboladas y sus anchas avenidas. La ciudad antigua es prácticamente llana, mientras que los barrios nuevos, a medida que se acercan a la cordillera litoral, adquieren más pendiente.

El centro histórico y Las Ramblas

Uno de los lugares de mayor atractivo y concurrencia son Las Ramblas, paseo situado entre la plaza de Cataluña, centro de la ciudad, y el puerto antiguo. Allí se encuentran kioscos de prensa, de flores, actores callejeros, cafeterías, restaurantes y comercios.

Cerca del puerto acostumbran a instalarse mercadillos, así como pintores y dibujantes de todo género, destacando la zona por su índole artística y cosmopolita.

Paseando por Las Ramblas pueden admirarse varios edificios de interés, como el Palacio de la Virreina, el mercado de La Boquería y el famoso teatro Gran Teatro del Liceo, en el que se representan óperas y ballets.

Una calle lateral de pocos metros de longitud, conduce a la plaza Real, espacio público abierto rodeado de edificios con porches que albergan cervecerías y restaurantes, y en la que se reúnen los fines de semana los coleccionistas de sellos y de monedas.

El paseo de Las Ramblas termina junto al puerto antiguo, donde la estatua de Cristóbal Colón señala hacia el mar. A dos pasos se encuentra el Museo Marítimo, dedicado sobre todo a la historia naval en el Mediterráneo, y en el que se exhibe la reproducción a escala real de una antigua galera de combate.

El museo está ubicado en los astilleros de la Edad Media, donde se construían los barcos que navegaban por todo el Mediterráneo. El puerto antiguo ofrece otros atractivos, como un centro de ocio, con comercios, restaurantes, y como centro documental, con un acuario de la fauna marina mediterránea.

En el centro histórico, muy cerca de Las Ramblas, destaca la catedral de Barcelona, la plaza de San Jaime, que acoge los edificios de la Generalidad de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona, y las callejuelas tanto del barrio gótico como del Arrabal y del Borne.

También destaca la posibilidad de apreciar las murallas medievales al lado de las Atarazanas, en el Paralelo, las murallas romanas y la entrada del acueducto en la calle subteniente Navarro, junto a la vía Layetana, o la antigua puerta junto a la catedral; siendo “Barcino”, Barcelona, una de las ciudades provinciales mejor amuralladas del Imperio romano. También destacan las fortalezas medievales del castillo Fortí o del castillo de Montjuic; aunque la antigua ciudadela y murallas defensivas construidas en 1714 y que rodeaban la ciudad fueron derribadas en el siglo XIX para permitir la expansión urbana. Aun así, todavía quedan los edificios de la iglesia y el arsenal, que alberga el Parlamento de Cataluña.

Arte público de Barcelona: monumentos y esculturas

El conjunto de monumentos y esculturas al aire libre de Barcelona constituye una excelente muestra de arte público que otorga a la capital catalana, en conjunción con otros elementos como su arquitectura, su red de museos o su conjunto de parques y jardines, un inconfundible sello artístico, ya que la ciudad condal siempre ha apostado por el arte y la cultura como una de sus principales características identitarias.

El acervo de arte público de la ciudad es extenso, si bien la mayoría de monumentos y estatuaria situada en lugares públicos procede del siglo XIX en adelante. El primer monumento situado en la vía pública de forma expresa y por encargo municipal que se conserva es el Monumento a Santa Eulalia, en la plaza del Pedró, originaria de 1673. Sin embargo, hasta el siglo XIX no hubo mayores muestras de relevancia, en parte porque la ciudad estaba encorsetada por sus murallas de origen medieval, al tener la ciudad la consideración de plaza militar, por lo que no había mucho espacio disponible para grandes monumentos.​ La situación cambió con el derribo de las murallas y la donación a la ciudad de la Fortaleza de la Ciudadela, lo que propició la expansión de la ciudad por la llanura contigua, hecho que se plasmó en el proyecto de Ensanche elaborado por Ildefonso Cerdá, que supuso la mayor ampliación territorial de la ciudad.

A finales del siglo XIX se celebró un evento que supuso un gran impacto tanto económico y social como urbanístico, artístico y cultural para la ciudad, la Exposición Universal de 1888. La estatuaria realizada para la Exposición fue la aportación más importante al arte público de la ciudad en toda su historia, y supuso el banco de pruebas de un nuevo estilo artístico, el modernismo, que hasta principios del siglo XX fue el que imperó a nivel arquitectónico y artístico en la ciudad, y convirtió a la Barcelona modernista, junto con la gótica, en el estilo más definitorio de la ciudad condal. Gracias a la Exposición quedaron monumentos como el Arco de Triunfo, la Cascada del Parque de la Ciudadela o el Monumento a Colón.

El siglo XX fue el que más número de obras vio colocadas en las vías públicas de la ciudad. El estilo artístico imperante en las primeras décadas del siglo fue el novecentismo, hasta que en los años 1920 y 1930 se fueron introduciendo las corrientes vanguardistas internacionales. Durante los primeros años de la dictadura franquista se produjo un retorno a estilos academicistas, pero más adelante se apostó de nuevo por la innovación y, especialmente con la llegada de la democracia, el ambiente artístico se introdujo de lleno en los estilos de moda a nivel internacional. Entre las primeras obras del siglo destacan: Desconsuelo (1903), de Josep Llimona, en el Parque de la Ciudadela; el grupo escultórico La canción popular (1909), en el Palacio de la Música Catalana; el Monumento al Doctor Robert (1910), de Josep Llimona, en la plaza de Tetuán; y el Monumento a Mosén Jacint Verdaguer (1924), en la plaza homónima, de Joan Borrell i Nicolau.

En 1929 se celebró en Montjuic otra Exposición Internacional, que dejó numerosos edificios e instalaciones, algunos de los cuales se han convertido en emblemas de la ciudad, como el Palacio Nacional, la Fuente Mágica, el Teatro Griego, el Pueblo Español y el Estadio Olímpico, así como la fuente monumental de la plaza de España, las cuatro columnas de Josep Puig i Cadafalch y diversas esculturas colocadas por toda la montaña de Montjuic. También se efectuaron diversas actuaciones por toda la ciudad, la más importante de las cuales fue en la plaza de Cataluña, donde se colocó un total de 28 estatuas de diversos autores.

Durante los años de la Segunda República y la Guerra Civil no se realizaron excesivos monumentos, debido a la inestabilidad política y la convulsa situación del país, pero quedaron obras como La República (Homenaje a Pi i Margall) (1934), de Josep Viladomat; o el homenaje a Francesc Layret, de Frederic Marès.

Durante la etapa franquista hubo una gran proliferación de monumentos, ya que la dictadura utilizó el arte como medio propagandístico de su ideario. Se crearon obras como el Monumento a los Caídos en la avenida Diagonal, de Josep Clarà; la estatua ecuestre del General Franco, en el Castillo de Montjuic, obra de Josep Viladomat; o el Monumento a José Antonio Primo de Rivera, en la calle Infanta Carlota —actual avenida Josep Tarradellas—. Un cambio de rumbo se produjo en 1957, cuando se instaló en el paseo del Valle de Hebrón una obra titulada Forma 212, de Josep Maria Subirachs, que fue la primera obra abstracta situada en un espacio público de la ciudad. Ese año coincidió con la llegada a la alcaldía de José María de Porcioles, quien se mantuvo en el cargo hasta 1973, y cuyo mandato se caracterizó por un mayor aperturismo, en una etapa conocida como «porciolismo». Esta etapa se caracterizó por una gran profusión de estatuaria pública, aunque por lo general partiendo de iniciativas particulares, y procurando evitar cualquier connotación política. Eran obras de diferente sello estilístico, sin ninguna planificación general, que fueron surgiendo de forma espontánea y con cierta improvisación.

Con la llegada de la democracia se inició un nuevo período en la estatuaria pública de la ciudad. A nivel estilístico, se hizo una clara apuesta por el arte contemporáneo y por la incorporación de obras de artistas de renombre de todo el mundo. En esos años se instalaron obras como: el Monumento a Pau Casals (1982), de Josep Viladomat y Apel·les Fenosa; el Homenaje a Picasso (1983), de Antoni Tàpies; Mujer y pájaro (1983), de Joan Miró; Elogio del agua (1987), de Eduardo Chillida; el Jardín de Esculturas de Montjuic (1990); y el Monumento a Francesc Macià (1991), obra de Josep Maria Subirachs.

En 1992 se celebraron los XXV Juegos Olímpicos, que también dejaron numerosas obras en la ciudad, principalmente en la montaña de Montjuic, donde se remodeló el Estadio Olímpico y se construyó el Palau Sant Jordi, pero también en las villas olímpicas del Pueblo Nuevo y el Valle de Hebrón. En los años siguientes continuó a buen ritmo la colocación de obras de arte en espacios públicos, con obras como: Cabeza de Barcelona (1992), de Roy Lichtenstein; Barcino (1994), de Joan Brossa; Personaje (1997), de Joan Miró; y La ola (1998), de Jorge Oteiza.

Por último, en el siglo XXI continuó un cierto eclecticismo derivado de las tendencias postmodernas iniciadas en los años 1980, que ha deparado obras de diverso signo y estilo para la ciudad. Uno de los eventos más destacados del nuevo milenio fue la celebración del Fórum Universal de las Culturas de 2004, que permitió nuevos cambios urbanísticos en la ciudad, especialmente en la zona del Besós y de Diagonal Mar. Algunas de las obras incorporadas al acervo público en el nuevo siglo fueron: Árboles gemelos (2001), de Arata Isozaki; Tall Irregular Progression. A las víctimas del terrorismo (2003), de Sol LeWitt; El Canal de Suez (2009), de Albert Viaplana; A los castellers (2012), de Antoni Llena.

Barcelona Patrimonio de la Humanidad

En Barcelona hay varios puntos de interés declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El séptimo elemento del Lugar Patrimonio de la Humanidad «Obras de Antoni Gaudí» es la Cripta de la Colonia Güell, que se encuentra en Santa Coloma de Cervelló.

Lugares de Barcelona patrimonio de la Humanidad:

  • Parque Güell, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1984.
  • Casa Milà, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1984.
  • Palacio Güell, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1984.
  • Palacio de la Música Catalana, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997.
  • Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997.
  • Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2005.
  • Casa Batlló, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2005.
  • Casa Vicens, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2005.

La Monumental de Barcelona

La plaza de toros Monumental de Barcelona fue inaugurada en 1914 con el nombre de «El Sport» y rebautizada en 1916 con el nombre de «Monumental». Está situada en la confluencia de la Gran Vía y la calle Marina, en el distrito del Ensanche de Barcelona. Con un aforo de 19.582 localidades, tras el cierre de las plazas del Torín y las Arenas, era la única donde se realizaban festejos taurinos en Barcelona, hasta la prohibición aprobada en el Parlamento de Cataluña. En el interior de la misma se halla el Museo Taurino de Barcelona, donde se exponen trajes de famosos toreros, cabezas de toros célebres, documentos históricos y demás objetos relacionados con la tauromaquia.


Museos de Barcelona

En Barcelona existen numerosos museos y fundaciones tanto públicos como privados, como el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, el Museo de la Música o el Museo del Chocolate.

Los más importantes han sido los dedicados a artistas concretos, como la fundación Joan Miró, la fundación Antoni Tàpies, o el museo Picasso, gracias a sus fondos propios conseguidos con donaciones y compras de las obras de estos autores, aunque el más concurrido sin duda es el museo del Fútbol Club Barcelona, situado en el Camp Nou.

También nos encontramos en Barcelona con el Museo Can Framis, Museo de Pintura Contemporánea de Barcelona, museo de la Fundación Vila Casas.​

También existen importantes museos en Barcelona creados por las administraciones, como el MACBA y el Museo de Historia de Barcelona, o por la sociedad civil, como el CosmoCaixa, el CaixaForum, el Museo de la Pedrera, sufragados por la obra social de las cajas de ahorros.

Con la llegada del siglo XXI, los tres niveles de la administración han empezado una política de unificación de pequeños museos y colecciones para crear museos de mayor envergadura, con mayores fondos y con más atractivo. El más claro ejemplo de esta política hasta la fecha es el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), fruto de la fusión entre el Museo de Arte Moderno, el Museo de Arte de Cataluña y otros fondos de la Biblioteca General de Historia del Arte, así como fondos de numismática, grabados y fotografía, dando fruto al museo con la mejor colección de arte románico de Europa.

El siguiente museo fruto de esta política es el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona que había sido fundado en 1882​ pero que fue reorganizado en 2011 con la unificación de hasta cinco instituciones: cuatro instituciones anteriormente ya existentes además de un nuevo museo, desde 2011 el principal espacio de exposición permanente de la institución. Este museo de exposición permanente está instalado en el Edificio Fórum, en el extremo oriental de la Diagonal. En tanto que nuevo espacio del Museo de Historia Natural, el Edificio Forum recibió primeramente el nombre de Museu Blau (literalmente «Museo Azul») pero desde 2017 se le retiró el término Museu Blau para hacerle adoptar el nombre de la institución en su conjunto («Museo de Ciencias Naturales de Barcelona»). Las otras cuatro sedes del Museo son la sede original, es decir el Museo Martorell, que albergó el Museo de Geología de 1924 a 2010, el antiguo Museo de Zoología (abierto de 1920 a 2010 en el Castillo de los Tres Dragones y desde 2011 transformado en el Laboratori de Natura, literalmente el «Laboratorio de Naturaleza»), el Jardín Botánico Histórico de Barcelona (fundado en 1930), y el Jardín Botánico de Barcelona (fundado en 1999).

Otro proyecto es el Disseny Hub Barcelona, conocido por el acrónimo DHUB, es un nuevo centro del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) dedicado a promover el conocimiento, la comprensión y el buen uso del mundo del diseño, y fruto de unir las exposiciones permanentes del Museo Textil y de la Indumentaria y la del Museo de las Artes Decorativas, además de otras colecciones de diseño industrial. Mientras se completa la construcción de su sede definitiva en la plaza de las Glorias Catalanas, se puede visitar en sus dos sedes temporales, el Palacio del Marqués de Lió, donde tienen lugar las actividades y exposiciones temporales, y el Palacio de Pedralbes, donde hay una exposición permanente de sus fondos.

El último proyecto consiste en unificar el Museo de Historia de Cataluña, el Museo Etnológico y el Museo de Arqueología de Cataluña, creando el llamado Museo Nacional de Sociedad, pero este proyecto carece aún de acuerdo y sede definitivos.


Teatros y cines de Barcelona

La avenida del Paralelo destaca por la gran concentración de teatros que tiene, aunque hoy en día, tras el cierre de El Molino y otros recintos, su atractivo es menor que hace un par de décadas.

Los teatros más prestigiosos de Barcelona son actualmente el Gran Teatro del Liceo, especializado en óperas, el Teatro Nacional de Cataluña, con tres salas en las que se representa a los grandes clásicos, y el Teatre Lliure, con propuestas más vanguardistas.

En los distritos de Ensanche y Ciutat Vella hay una gran cantidad de recintos, como el Teatro Condal, Teatro Poliorama, Teatro Romea, el Teatro Victoria o el Mercat de les Flors, que ofrecen espectáculos musicales, comedias y propuestas más experimentales.

La ciudad de Barcelona también ofrece distintas salas y multisalas que ofrecen proyecciones cinematográficas de diferentes estilos: comerciales, películas en versión original, cine de autor, cine europeo… En este sentido destacan la Filmoteca de Cataluña y cines como el Verdi, en Gracia.


Música en directo en Barcelona

Aumentando la cantidad y variedad de sus propuestas en lo que se refiere al repertorio de conciertos y espectáculos, la Barcelona del siglo XXI ha manifestado una clara voluntad de alcanzar el nivel de actividad musical de las más prestigiosas ciudades europeas. La música sinfónica tiene su lugar en el Palacio de la Música Catalana, situado junto a la Vía Layetana, que también ofrece actuaciones de cantautores, y en el Auditorio, sede oficial de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC). La ópera se sitúa en el Gran Teatro del Liceo, situado en la parte baja de Las Ramblas.

En los distritos del Ensanche y, sobre todo, Ciutat Vella, hay gran cantidad de locales donde se ofrecen actuaciones de conjuntos de jazz ante un público reducido. También hay salas de aforo mediano, como el Luz de Gas, el Razzmatazz, Jamboree de la plaza Real o la Sala Bikini, que cada semana programan actuaciones de conjuntos y artistas de pop y rock. Con respecto al hip hop español, Barcelona cuenta con una sólida escena de este género con artistas como Mucho Muchacho, Sr. Zambrana, Falsalarma, ZPU o Masstone entre otros, además de haber dado fruto a los grupos ya desaparecidos Magnatizz y 7 Notas 7 Colores. Por último, con respecto a la música electrónica, Barcelona es el centro neurálgico español de este género tras Ibiza junto con Andalucía y Gijón, destacando especialmente en house, dance, trance, progressive, mákina (dando lugar al referente Pont Aeri, y junto a ella en Mataró a Chasis) y tomando forma la escena chill out a partir de la residencia de Café del Mar.

El antiguo Palacio de los Deportes se ha reconvertido en el Barcelona Teatre Musical, una gran sala de actuaciones donde suele haber programadas actuaciones de artistas. Los meses de verano suelen realizarse grandes conciertos. Artistas como Green Day, Bruce Springsteen, los Rolling Stones o U2 hacen sus conciertos en el Palacio Sant Jordi, con aforo para 18 000 espectadores. Los grandes estadios, el Camp Nou (con aforo para 100 000 espectadores) y el Estadio Olímpico Lluís Companys (60 000), también se abren a la música con motivo de grandes eventos.

Barcelona es escenario de importantes festivales en el mundo de la música. Destacan, el Festival primavera Sound, de pop-rock, que se celebra en el mes de mayo durante tres días, el Sónar festival, en junio, que reúne a las mejores propuestas mundiales de la música electrónica y multimedia, y el Festival Grec, mucho más ecléctico, que durante el mes de julio ofrece variadas propuestas en diferentes escenarios de la ciudad. Por último, a finales de septiembre, con motivo de las Fiestas de la Merced, la fiesta mayor de Barcelona, la ciudad ofrece durante tres días distintos conciertos gratuitos, y al aire libre, en diversos espacio públicos de Barcelona.122​ Se trata de la fiesta más multitudinaria de todas las que se celebran en Barcelona.


Playas de Barcelona

Uno de los atractivos que ha incorporado Barcelona desde los últimos años del siglo XX es el de sus playas.

Gracias a la regeneración del litoral llevada a cabo en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos, Barcelona cuenta hoy en día con nueve playas y una zona de baños que ocupan más de 4,2 kilómetros lineales de litoral.

Las playas de Barcelona son plenamente céntricas, están comunicadas con el centro y están situadas a pocos minutos de cualquier punto de la ciudad.

Todas están equipadas con los más completos servicios: duchas, vigilancia, Cruz Roja y, en algunos casos, vestuarios, alquiler de hamacas, chiringuitos…

Las playas de Barcelona son sometidas a limpieza cada día durante todo el año, y todas tienen la bandera azul de la Unión Europea que homologa su excelencia.

Según datos del Ayuntamiento de Barcelona, cada año reciben a más de siete millones de bañistas. Aunque la mayoría se concentran en los meses de buen tiempo, entre mayo y septiembre, los ciudadanos y visitantes también pueden disfrutar de las playas el resto del año, ya que están equipadas para jugar al tenis, vóley-playa y otros deportes.

En la playa de la Barceloneta, junto al Hotel Arts, hay un moderno centro de talasoterapia municipal, el Polideportivo Marítimo, provisto con piscinas de agua de mar, y que permite el disfrute de servicios deportivos y de salud durante todo el año. Las diez playas son, de sur a norte, la playa de San Sebastián, San Miguel, Barceloneta, Somorrostro, Nueva Icaria, Bogatell, Mar Bella, Nueva Mar Bella, Levante y los baños del Fórum.

En la playa de la Mar Bella existe un espacio reservado para el nudismo.


Tradiciones religiosas en Barcelona

Barcelona ha mantenido buena parte de sus tradiciones religiosas, todas heredadas de fiestas populares.

Como todas las ciudades del Mediterráneo occidental las fiestas seguían el calendario agrícola y eran vinculadas a imágenes, representaciones y celebraciones católicas.

Tan solo desde hace un par de décadas ha comenzado un proceso de laicidad de las fiestas populares.

Una lista de las más conocidas y que aún mantienen su vigencia religiosa son:

La procesión a Sant Medir. Esta procesión se realiza todos los años en el Barrio de Gracia, el 3 de marzo día de San Medir. Varias carrozas y personas a caballo recorren las calles de la antigua villa de Gracia repartiendo caramelos a todos los niños que van a su encuentro. La tradición cuenta que la peregrinación se inició en 1830 cuando Josep Vidal i Granés hizo una promesa a San Medir: le prometió ir en peregrinaje todos los años a la ermita de Sant Medir repartiendo caramelos a todos los niños que encontrara en su camino si curaba de su enfermedad. Desde aquel momento el aumento progresivo de peregrinos ha crecido y es una tradición instalada que todos los niños acudan a recoger caramelos. Actualmente son 26 collas, grupos que realizan la romería y pertenecen a diferentes barrios de la ciudad: La Bordeta, Gracia, Sarrià, San Gervasio. Esta tradición forma parte del Patrimonio festivo de Cataluña124​ y recibió la cruz de Sant Jordi por parte de la Generalidad de Cataluña el año 2002.


Fiesta y vida nocturna de Barcelona

Barcelona se ha convertido en un centro de referencia de la vida nocturna en España.

Actualmente, las dos zonas de público alternativo y más autóctono de bares y discotecas de Barcelona se reparten entre el barrio de Gracia, en la parte alta de la ciudad, y el barrio de Pueblo Nuevo, en la antigua zona industrial de Barcelona, al norte de la zona olímpica, con un público bastante joven y algunos de los clubes más grandes de la ciudad ubicados en naves industriales reformadas.

Las zonas de público más selecto se encuentran en Sant Gervasi y Tibidabo.

Una de las principales zonas de fiesta de Barcelona es el casco antiguo, repartido entre el barrio de El Raval, a un lado de las Ramblas, y el Barrio Gótico, al otro lado. Hay una gran cantidad y variedad de bares con un público formado por turistas, extranjeros residentes y una minoría de barceloneses.

El Ensanche, especialmente entre las calles Valencia, Gran Vía, paseo de Gracia y Muntaner, es otra de las zonas con mayor cantidad de restaurantes y locales musicales de Barcelona. Desde los años 1980 han proliferado en esta zona los locales de ambiente gay, hecho por el cual se ha llegado a consolidar entre los más jóvenes la denominación de una parte del Ensanche (Eixample) como «Gaixample».

Las zonas más comerciales de ocio de Barcelona se encuentran en torno al Pueblo Español, situado en Montjuic, en el complejo Maremagnum, situado al final de las Ramblas, y en el Puerto Olímpico.


Eventos deportivos en Barcelona

La ciudad de Barcelona está dotada de una red de completos polideportivos municipales que, sumados a los centros privados, facilitan la práctica del ejercicio físico, esto junto con el clima y la especial relación de la ciudad con el mar, hace de Barcelona una de las ciudades europeas con más practicantes de deporte.

Por otra parte, la ciudad ofrece la posibilidad de participar en una gran cantidad de competiciones deportivas en la calle. Las más populares son:

  • la Carrera de El Corte Inglés (con una media de 60 000 participantes anuales)
  • la Cursa de la Mercè
  • la Carrera de Bomberos
  • la Carrera Jean Bouin
  • la Maratón de Barcelona
  • la Milla Sagrada Familia
  • la San Silvestre Barcelonesa
  • la Fiesta de la Bicicleta
  • la Travesía del Puerto de Navidad
  • la Fiesta de los patines

Además, en los meses de verano se organizan diversas competiciones deportivas en las playas de la Ciudad.

La orografía de la ciudad, su clima, y la política municipal de crear carriles bici y el bicing ha hecho proliferar el uso de la bicicleta como vehículo de transporte. También es común el uso de patines sobre ruedas, especialmente en la zona de la Villa Olímpica y Ciutat Vella, dónde también hay diferentes “skateparks”.


Alojamientos en Barcelona

A continuación puedes ver algunos de los hoteles, hostales y apartamentos más importantes de Barcelona:

  1. Hotel del Mar
  2. H10 Raco Del Pi
  3. Hotel Roger De Lluria Barcelona
  4. Park Hotel Barcelona
  5. Claris Hotel & Spa Gl
  6. Hotel Colón Barcelona
  7. NH Barcelona Stadium
  8. NH Collection Barcelona Pódium
  9. Hotel Arts Barcelona
  10. Hotel Amrey Sant Pau
  11. NH Barcelona Entenza
  12. Hotel Reding Croma
  13. Hesperia Barri Gòtic
  14. H10 Itaca
  15. Regencia Colon
  16. Catalonia Plaza Cataluña
  17. Parallel
  18. Catalonia Castellnou
  19. Gallery Hotel
  20. Tres Torres Atiram Hotel
  21. Catalonia Barcelona Plaza
  22. Wilson Boutique Hotel
  23. Attica 21 Barcelona Mar
  24. Gran Derby Suite Hotel
  25. NH Barcelona Les Corts
  26. Gran Hotel Catalonia Barcelona
  27. Catalonia Park Putxet
  28. Hesperia Del Mar
  29. Ginosi Pedralbes Hotel
  30. Mercure Alberta Barcelona
  31. Hotel Abbot
  32. Hotel Alguer Camp Nou
  33. Chic & Basic Ramblas
  34. Hotel Catalonia La Pedrera
  35. Atlantis
  36. NH Sants Barcelona
  37. Aparthotel Atenea
  38. Hotel Aristol
  39. Hotel Catalonia Princesa Barcelona
  40. Hotel Rekord
  41. Hlg Citypark Pelayo
  42. H10 Montcada Boutique Hotel
  43. Vincci Maritimo
  44. Best Western Premier Hotel Dante
  45. Acta Splendid
  46. Acta Atrium Palace
  47. Gran Hotel La Florida
  48. Citadines Ramblas Barcelona
  49. Hotel Silken Ramblas
  50. Hotel Midmost
  51. Hotel Sant Agustí
  52. Hotel Barceló Sants
  53. Hotel Barcelona Universal
  54. Le Méridien Barcelona
  55. Hotel Santa Marta
  56. Gran Hotel Barcino
  57. Gran Havana Hotel
  58. Crowne Plaza Barcelona – Fira Center
  59. Hostal Astoria
  60. Hotel Suizo
  61. Royal Ramblas
  62. Hotel Serhs Rivoli Rambla
  63. Hotel & Spa Majestic Barcelona
  64. Meliá Barcelona Sarrià
  65. Hesperia Presidente
  66. Eurohotel Diagonal Port
  67. Eurostars Grand Marina
  68. Ilunion Bel-Art
  69. Exe Cristal Palace
  70. Hotel Glories
  71. Abba Sants Hotel
  72. Hotel Hcc Montblanc Barcelona
  73. Hotel Hcc Taber Barcelona
  74. Caledonian
  75. Hotel Regina
  76. Hotel Silken Sant Gervasi
  77. Senator Barcelona Spa Hotel
  78. Bonanova Park
  79. Onix Fira
  80. AC Hotel by Marriott Irla
  81. Sallés Hotel Pere IV
  82. Hotel Medicis
  83. Gran Hotel Torre Catalunya
  84. Evenia Rocafort
  85. Hotel Neri
  86. H10 Universitat
  87. Hotel Hcc Open Barcelona
  88. Leonardo Hotel Barcelona Las Ramblas
  89. Hotel Best Front Maritim
  90. Occidental Atenea Mar – Adults only
  91. Hotel Jazz
  92. Hotel Vilamari
  93. Renaissance Barcelona Hotel
  94. Guitart Grand Passage
  95. Acevi Villarroel
  96. H10 Marina Barcelona
  97. Suites Marina
  98. Hcc Regente
  99. Oriente Atiram
  100. Grupotel Gravina

>>> Más hoteles en Barcelona


 

Deja un comentario